Errores típicos en diseño web

errores-disenho-web

Estamos en un momento en el que cada vez es más frecuente ver el típico anuncio de “Construye tu web por ti mismo y en pocos pasos”. No lo dudamos ni por un segundo. Pero ya sabéis que desde aquí creemos que, al igual que no confías la construcción de tu casa a cualquiera, el mundo del diseño web debe ser igualmente desarrollado por profesionales.

No nos malinterpretes. No dudamos ni de las capacidades ni de las ganas que tienes de construir tu propio site, a tu gusto, y por qué no, siendo sinceros, ahorrándote el dinero de encargarnos este servicio.

Yendo al lío, y para que veas que no queremos vender a toda costa, que también somos gente maja, aquí van una serie de consejos que deberías tener en cuenta:

1. Olvídate de tus gustos. Sí, sí. Como lo oyes. Piensa que no se trata de lo que a ti te gusta, sino de lo que le gusta a tu consumidor; es decir, el que compra. Recuerda esto porque es fácil caer en “pero a mí me gusta la Comic Sans”, y, sin embargo, lo cansino que puede llegar a resultar esa fuente es un hecho probado. Es un ejemplo exagerado, o no, pero puede aplicarse a “me gusta el color amarillo y los fondos oscuros” y también es algo que desanconsejamos. Y lo de la Comic Sans también iba en serio, por favor, echa un vistazo en Google Fonts y reniega de una vez de esa fuente.

2. Sabemos que quieres vender a toda costa. Claro está. Ése es el objetivo de tu web, anunciarte para conseguir clientes o, directamente, vender a través de ella. Pero huye del exceso de llamadas de atención que lo único que provocan es confusión y distracciones en el cliente. Se recomienda por activa y por pasiva UNA ÚNICA LLAMADA DE ATENCIÓN. ¿Ves? Estas son las únicas mayúsculas en negrita que verás en todo el artículo y damos por hecho que han llamado tu interés. No volveremos a repetirlas para que sigan manteniendo su efecto. Esto es aplicable a toda esa cantidad de banners anunciando en varios sitios de una misma página ofertas, descuentos y llamativos “Pulse aquí”.

3. Cuida el mensaje que quieres transmitir. Vigila la ortografía, tranquilo que a nosotros también nos pasa y por eso se revisa varias veces antes de publicar, apostar por una clara y buena redacción e ir al grano. Evita tecnicismos, salvo que sepas a ciencia cierta que tus clientes los entenderán, características tan largas que nadie se lee o datos que no interesan. Lo breve, si es bueno, dos veces bueno.

4. La tipografía. Otra vez el mismo tema. Lo que pensamos de la Comic Sans ha quedado claro, ¿no?. Juega con ella. Puedes usar dos tipos de fuentes diferentes, una sans-serif y otra serif, por ejemplo, para que los grandes bloques de texto no resulten monótonos y aburridos. Intercala diferentes tamaños y titulares para llamar la atención del cliente, diferenciar los distintos apartados y hacer tu web más atractiva visualmente.

5. Sé responsive. Lo sentimos si eres de los que cree que esto no es más que una moda o una exigencia temporal de Google. El tráfico web por dispositivos móviles no hace más que subir entre los usuarios y debes pensar en que tu website tiene que estar preparado para ello. De lo contrario, lo único que harás es conseguir una muy mala indexación y perder clientes hartos de no poder navegar con fluidez por tu web.

Haznos casos, que sabemos bien de lo que hablamos.

Sobre el autor

Escrito por Alba García Ferro

Alba García Ferro

UI Developer en Alsernet 2000

0 comentario(s)

Aún no hay comentarios, ¿quieres ser el primero?

Deja un comentario

¿Te ha gustado?

Suscríbete a nuestro blog y recibirás en tu correo nuestros mejores post.

Este site usa cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies